miércoles, 13 de abril de 2011

ENFERMEDADES CAUSADAS POR VIBRACIONES, ALTAS Y BAJAS TEMPERATURAS

VIBRACIONES


¿En qué consisten las vibraciones? 
Se considera vibración  todo movimiento oscilatorio de un cuerpo Sólido respecto a una posición de referencia.
Las vibraciones se caracterizan por su frecuencia y por su amplitud;  la frecuencia es el número de veces por segundo que se realiza el  Ciclo completo de oscilación y se mide en Hercios (Hz) o ciclos por Segundo.



ACTIVIDADES ECONOMICAS U OFICIOS EN LOS CUALES SE  ENCUENTRA EL FACTOR DE RIESGO
¿En que operaciones se está expuesto a las vibraciones?
Las vibraciones son comunes a muchas operaciones laborales y domésticas, sin embargo, no se les da la importancia que merecen, como generadoras que son de numerosos daños al organismo. Entre las principales, se destacan:

 Aserraderos, ebanisterías, carpinterías y afines.
• Construcción.
• Demoliciones.
• Fundición.
• Industria petrolera (sísmica, perforación y producción).
• Metalmecánica.
• Minería (subterránea y a cielo abierto)
• Molinería
• Movimiento de tierras.
• Odontología
• Obras civiles.
• Obras de urbanismo.
• Perforación de pozos.
• Petróleos.
• Plásticos.
• Prefabricados.
• Tamizaje o zarandeo
• Textiles.
• Transportes.

MÁQUINAS, HERRAMIENTAS O VEHÍCULOS QUE LAS ORIGINAN


• Alta frecuencia (20 – 1000 Hz: Herramientas manuales rotativas o alternativas, eléctricas y neumáticas, o percutoras tales como: molinos, pulidoras, lijadoras, motosierras, martillos picadores, rompehormigón, martillos neumáticos, taladros, caladoras, sierras,  remachadoras.
• Baja frecuencia 1-20 Hz: Vehículos de transporte para pasajeros  y/o mercancías, Vehículos industriales (montacargas, carretillas,  etc.), puente-grúas, trenes, tractores y maquinaria agrícola, maquinaria y vehículos de obras públicas.
• Muy baja frecuencia (menos de 1 Hz): Aviones, trenes, barco, automóviles.

FUENTES
¿En cuáles equipos u operaciones se pueden producir vibraciones?
• Se origina en la oscilación de equipos destinados a transporte,  perforación, abrasión, sedimentación.
• Los  movimientos rotatorios o alternativos, motores de combustión interna, superficies de rodadura de vehículos.
• Vibración de estructuras y Herramientas manuales eléctricas, neumáticas, hidráulicas y en general las asistidas mecánicamente y las que ocasionen golpes.
VÍAS DE INGRESO
  • Vibraciones mano brazo
  • Vibraciones globales de todo el cuerpo


VIBRACIONES MANO - BRAZO (PARCIALES)

A menudo son el resultado del contacto de los dedos o la mano con algún elemento vibrante (por ejemplo: una empuñadura de herramienta portátil, un objeto que se mantenga contra una superficie móvil o un mando de una máquina).
Los efectos adversos se manifiestan normalmente en la zona de contacto con la fuente vibración, pero también puede existir una transmisión importante al resto del cuerpo.
Una motosierra, un taladro, un martillo neumático, por producir vibraciones de alta frecuencia, dan lugar a problemas en las articulaciones, en las extremidades y en la circulación sanguínea.

VIBRACIONES EN TODO EL CUERPO (GLOBALES)

La transmisión de vibraciones al cuerpo y los efectos sobre el mismo dependen mucho de la postura y no todos los individuos presentan la misma sensibilidad, es decir, la exposición a vibraciones puede no tener las mismas consecuencias en todas las situaciones.


EFECTOS SOBRE EL ORGANISMO HUMANO
Los efectos más usuales son:
  • Traumatismos en la columna vertebral.
  • Dolores abdominales y digestivos.
  • Problemas de equilibrio.
  • Dolores de cabeza.
  • Trastornos visuales.
De acuerdo con la frecuencia de la vibración, pueden ocasionar los siguientes efectos sobre el organismo:
Alta frecuencia: Trastornos osteo-articulares identificables
radiológicamente, tales como: 
• Artrosis hiperostosante del codo
• Lesiones de muñeca como malacia del semilunar o osteonecrosis de escafoides carpiano.
• Afecciones angioneuróticas de la mano, calambres, trastornos de
la sensibilidad. Expresión vascular manifestada por crisis del tipo de dedos muertos llamado Síndrome de Raynaud.
• Aumento de la incidencia de enfermedades estomacales.
Baja frecuencia:
• Lumbalgias, lumbociáticas, hernias, pinzamientos discales.
• Agravamiento de lesiones raquídeas menores e incidencia sobre trastornos debidos a vicios posturales.
• Síntomas neurológicos: variación del ritmo cerebral, alteraciones del equilibrio.
• Trastornos de visión por resonancia
Muy baja frecuencia:
Estimulación del laberinto del oído interno.
• Trastornos del sistema nervioso central.
• Mareos y vómitos (el mareo del viajero)

VALORACIÓN
¿Cómo se puede conocer su intensidad? 
Su valoración se hace por instrumentos de medida, conocidos como Vibró metros que contienen en su interior unos filtros de ponderación que integran de acuerdo al potencial lesivo las siguientes variables:
frecuencia, amplitud, eje X, Y o Z de entrada por mano-brazo o por cuerpo entero. Los equipos consisten en:
• Transductor o acelerómetro.
• Integrador de la señal del acelerómetro.
• Analizador de frecuencias.
• Sistema de lectura.

Valores Límites Permisibles (T.L.V.)
No, su efecto depende de su intensidad, frecuencia  y tiempo de exposición. Para Colombia, por no haberse dictado normas sobre valores permisibles para vibraciones por parte del Ministerio de Salud, se toman los valores establecidos por la “ACGIH” Conferencia  Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales de los Estados Unidos, institución cuyos valores son adoptados de  acuerdo con la Resolución 2400 de 1.979, cuando en el país no exista norma específica sobre el particular. En este caso se le da aplicabilidad a las Tablas  (Adaptadas según la norma ISO 2631 para cuerpo entero y 5349 para mano-brazo) de acuerdo al eje X, Y o Z. En el caso del cuerpo entero se determinan valores de:
• Confort reducido.
• Capacidad reducida por fatiga.
• Límite de exposició
Valores cuadráticos medios (m/s) 4 horas y < de 8 horas 4 2 horas y < de 4 horas 6 1 hora y < de 2 horas 8 Menos de 1 hora 12

CRITERIOS PREVENTIVOS BÁSICOS
1.Se disminuirá el tiempo de exposición.
2. Se establecerá un sistema de rotación de lugares de trabajo.
3. Se establecerá un sistema de pausas durante la jornada laboral.
4. Habrá una adecuación de los trabajos a las diferencias individuales.
5. Se intentará, siempre que sea posible, minimizar la intensidad de las vibraciones.
6.Se reducirán las vibraciones entre las piezas de las máquinas y los elementos que vayan a ser transformados.


7. Se reducirán las vibraciones a causa del funcionamiento de la maquinaria o materiales, y de los motores, alternadores, etc.
8. Se mejorarán, en lo posible, las irregularidades del terreno por el cual circulen los medios de transporte.
9. Se utilizarán equipos de protección individual: guantes anti-vibración, zapatos, botas, etc., cuando sea necesario.
EN LA FUENTE
Aplicados individual o combinadamente en el lugar o equipo en donde se genere, de acuerdo a las necesidades mediante acciones como:
• Evitar la generación de vibraciones ocasionadas por desgaste de superficies, holguras, rodamientos desgastados o averiados, giro de ejes, desbalanceo dinámico de piezas de giro, entre otras.
• Diseño ergonómico de las herramientas.
• Adquirir herramientas y equipos de vibración reducida.
• Desfasar o desintonizar las vibraciones, modificando la frecuencia de resonancia por variación de masa o rigidez de partes.
• Mandos o controles a distancia o de control remoto.• Sistema de suspensión de vehículos, en buen estado.
• Superficies de rodadura sin discontinuidades.

CONTROL EN EL MEDIO DE TRANSMISIÓN
Aplicando métodos de control entre el equipo o lugar en que se genera el ruido y el sitio en donde permanezca el trabajador, entre los cuales se mencionan:
• Se puede atenuar la transmisión de la vibración al  hombre, interponiendo materiales aislantes y/o absorbentes de la vibración entre la fuente o sitio en que se genera y el receptor o trabajador. 
• Instalando plataformas o sillas, según el caso,  con sistemas amortiguados para el trabajador.
• Instalando columpios, tapetes, plataformas amortiguantes.
• Estructuras independientes o discontinuas.





CONTROL EN EL TRABAJADOR O RECEPTOR:

Cuando no es factible establecer métodos de control en la fuente o en el medio transmisor se recurre al control en el trabajador, dentro de los cuales podremos elegir:
• Atenuar su transmisión al hombre colocando manijas  o asas de material elástico o absorbente de las vibraciones.
• Reducción del tiempo de exposición y pausas aplicadas en igual forma a las utilizadas para control del ruido.

 • Uso de guantes, cinturones, plantillas de calzado y muñequeras antivibración.
• Establecer procedimientos para mantener calientes las manos del trabajador.
• Instruir sobre la forma de asir la empuñadura de las herramientas, que debe ser con la menor fuerza que permita ejecutar el trabajo.
• Colocar señales ordenativas (circunferencia azul claro con símbolo en blanco) indicando los equipos de protección personal que deben Utilizarse.


Enfermedad de Kienböck

Carpus.png



 
La Enfermedad de Kienböck, (Kienboeck) o necrosis aséptica (avascular) del semilunar carpiano: Es un estado clínico debido a la falta de irrigacion sanguínea del hueso semilunar del carpo (miembro superior) que como consecuencia produce alteraciones morfológicas del semilunar (hueso de la muñeca que se encuentra entre el escafoides y el piramidal), caracterizado por el dolor y la disminución de la función articular de la muñeca en grado variable, y generalmente progresivos. Fue descrita por el radiólogo Robert Kienböck, en Viena en 1910.
Es una enfermedad rara, lo que hace que sea difícil reunir experiencia sobre ella, y por otro lado su evolución es lenta, lo que hace que requiera un seguimiento durante años para evaluar el resultado del tratamiento.[1]

 

Causas

La enfermedad de Kienböck se produce por la destrucción del tejido óseo (osteonecrosis) del hueso semilunar del carpo o muñeca. La alteración del hueso se produce como consecuencia de inflamación, lesión o más frecuentemente, fractura del mismo, que da lugar a una osteocondrosis (reblandecimiento del hueso).[2]
Suele presentarse entre los 20 y los 40 años de edad, aunque puede originarse por un único episodio de trauma repetitivo. Es el doble de frecuente en varones que en mujeres.
La necrosis del semilunar puede derivar de un traumatismo en la muñeca, como una fractura compuesta, provocando la interrupción del suministro de sangre al hueso. Asimismo, hay documentación que muestra que algunas personas tienen una única arteria que suministra al semilunar, que fácilmente podría cortarse o pellizcarse, incluso por un esguince leve, provocando que el paciente desarrolle el Kienböck. Hay una predisposición a que se origine en el lado derecho y en los trabajadores manuales.

 Síntomas

La forma de presentación más frecuente es como:[2]
  • Dolor de muñeca, asociado con inflamación de la sinovial
  • Limitación de la movilidad
  • Disminución de la fuerza de agarre
  • Aumento del grosor de la muñeca por acumulación de líquido en la zona (edema)
  • Limitación funcional
A largo plazo la enfermedad suele desembocar en una artrosis de muñeca






 Enfermedades producidas por agentes térmicos

Como sabemos el hombre es un animal de sangre caliente que mantiene casi constantemente la temperatura del cuerpo a 37º a pesar de las variaciones del ambiente.
Si bien órganos vitales como el corazón o el cerebro sólo toleran pequeñas variaciones de temperatura, otros, como la piel, toleran márgenes de temperatura mucho más amplios lo que le permite actuar como regulador del equilibrio térmico del cuerpo.
Este equilibrio térmico tiene lugar mediante los procesos de «termo producción» (mediante los alimentos) y «termo eliminación» (mediante el sudor), por lo que la alimentación y el vestido juegan un papel fundamental en la adaptación y acomodación a las temperaturas extremas.

   Enfermedades producidas por las altas temperaturas




Cuando las temperatura del cuerpo aumenta por encontrarse el trabajador en un ambiente caluroso, el organismo actúa para mantener su temperatura normal, fundamentalmente: aumentando la circulación de la sangre para transportar calor del cuerpo a la superficie de la piel y perderlo por radiación (acelerando el ritmo cardíaco, con la consiguiente fatiga para el corazón), aumentando el sudor para rebajar la temperatura por evaporación, lo que debe compensarse ingiriendo agua y sal, ya que el sudor contiene un 5% de cloruro sódico y disminuyendo su actividad física y rendimiento.
Se presentan en industrias con hornos de fusión, fabricación de cemento, fundiciones, etc., en la que no existe humedad o en aquellas otras donde se combina con un exceso de humedad, como lavanderías, destilerías, azucareras, conservas, etc., pudiendo dar lugar también a lesiones locales o generales como:
— Locales: lesiones locales agudas, oculares, calambres,...
— Generales: golpe de calor, insolación, agotamiento por calor, síncope (desvanecimiento) y paro cardíaco.







La exposición prolongada durante años a temperaturas elevadas hace que la piel pierda su elasticidad y humedad, apareciendo arrugas que hacen que el trabajador presentepresente el aspecto de tener más edad que la que realmente tiene, dando lugar a la enfermedad del trabajo, aunque no profesional, denominada envejecimiento prematuro.

Enfermedades producidas por las bajas temperaturas





Cuando la temperatura del cuerpo desciende, se produce en el organismo el fenómeno inverso al descrito anteriormente. Se reduce la circulación de la sangre para disminuir las pérdidas de temperatura y se produce una vasoconstricción de la piel para reducir la superficie de radiación.
Si la temperatura del cuerpo baja de los 34º el trabajador puede quedar semiinconsciente, resultándole doloroso el movimiento, al bajar de 31º llega a perder la conciencia y por debajo de los 28º se produce la muerte por fibrilación del corazón.
Se presenta en los trabajos en cámaras frigoríficas, fabricación de hielo, marineros, alpinistas, etc., y pueden dar lugar a lesiones locales o generales tales como:

— Locales: congelaciones, reacciones inflamatorias, etc.
— Generales: enfriamiento general, enfriamiento a frigore (reumatismo, bronquitis, conjuntivitis, otitis, etc.), hipotermia accidental, etc.
6.3 Enfermedades producidas por las vibraciones mecánicas


Como hemos visto en anterior tema, las vibraciones mecánicas, dependiendo de su frecuencia, producen diferentes efectos sobre el organismo.
Se presentan fundamentalmente en grupos de trabajadores como picapedreros, mineros, etc., sometidos a vibraciones que en ocasiones pueden afectar a todo el cuerpo, ya que las vibraciones se transmiten a través del esqueleto.




Como enfermedades locales más significativas citaremos, a nivel de mano, la de «dedo muerto», que puede aparecer después de 1 o 2 años trabajando y sólo en la zona afectada; a nivel de carpo, la enfermedad de Kienbock o necrosis semilunar, que aunque rara, puede ocasionar la impotencia de la mano, con dolor en el carpo y a distancia podrían presentarse lesiones musculares, nerviosas u osteoarticulares, como la enfermedad de Loriga propia de los trabajadores que emplean herramientas de aire comprimido, donde se producen vibraciones de alta frecuencia.

ENFERMEDAD CAUSADA POR EL CALOR

Las personas tienen una enfermedad causada por el calor cuando sus cuerpos no pueden enfriarse por sí
mismos con el sudor. El sudor es el aire acondicionado normal del cuerpo pero cuando la temperatura corporal sube rápidamente, el sudor no es suficiente.
Las enfermedades causadas por el calor pueden ser graves y ponen en peligro la vida. Las temperaturas
corporales muy altas pueden dañar el cerebro u otros órganos vitales y causar incapacidad e incluso la
muerte. Las enfermedades y las muertes causadas por el calor pueden prevenirse.

La Insolación


es la enfermedad más grave y ocurre cuando la temperatura corporal sube rápidamente y el
cuerpo no puede enfriarse; puede causar incapacidad permanente y muerte.
Las señales de advertencia de una insolación varían pero podrían incluir las siguientes:
Temperatura corporal extremadamente alta (mayor de 103°F, medida en la boca)
Piel enrojecida, caliente, y reseca (sin sudor)
Pulso rápido y fuerte
Dolor de cabeza punzante
Mareo
Náusea
Confusión
Pérdida del conocimiento

Qué hacer para una Insolación

Si usted ve a alguien con estas señales de advertencia se trata de una emergencia médica; que alguien llame para pedir asistencia médica inmediata y comience a enfriar a la víctima:
Lleve a la víctima a un lugar a la sombra.
Enfríe a la víctima rápidamente usando lo que consiga – colocando a la persona en la tina o ducha
de agua fría, rociándola con agua fría de una manguera de jardín, lavándola con una esponja con
agua fría.
Controle la temperatura corporal y continúe con el trabajo de enfriar a la persona hasta que su
temperatura baje a 101 ó 102°F.
Si tiene vómito, asegúrese que la vía respiratoria permanezca abierta poniendo a la víctima de lado.
No le dé líquidos para tomar.
Consiga asistencia médica lo antes posible.
Agotamiento por Calor
es un tipo más suave de enfermedad causada por el calor que generalmente se presenta después de varios días con temperaturas altas y por no beber suficientes líquidos.
Agotamiento por Calor
Esta es la respuesta del cuerpo al perder gran cantidad de agua y sal en el sudor. Las personas que son más propensas a tener agotamiento por calor son los ancianos, los que tienen presión sanguínea alta y los que trabajan o hacen ejercicio en un ambiente caliente.  Las señales de advertencia de agotamiento por calor incluyen:
Demasiado sudor
Palidez
Calambres musculares
Cansancio
Debilidad
Mareo
Dolor de cabeza
Náusea o Vómito
Desmayo
Qué hacer para el Agotamiento por Calor
Busque atención médica de inmediato si los síntomas son graves o si la víctima tiene problemas del corazón o presión sanguínea alta. Por otro lado, enfríe a la víctima y busque atención médica si los síntomas empeoran o duran más de una (1) hora.  La víctima puede refrescarse haciendo lo siguiente:
Bebiendo bebidas frías sin alcohol.
Descansando en un lugar frío o con aire acondicionado.
Tomando un baño de ducha o tina con agua fresca o mojándose con una esponja.
Poniéndose ropa ligera.

Calambres por calor
generalmente afectan a las personas que sudan mucho durante una actividad agotadora. El sudor reduce la sal y humedad del cuerpo y puede causar calambres dolorosos, normalmente en el abdomen, brazos o piernas. Los calambres por calor también pueden ser síntomas de agotamiento por calor.
Dado que las enfermedades y muertes causadas por el calor se pueden prevenir, es necesario que las personas sepan quién corre un riesgo mayor y qué pasos se deben tomar.


 
Qué hacer para los Calambres por Calor

Si la atención médica no es necesaria tome los pasos siguientes:
Detenga toda la actividad y siéntese tranquilamente en un lugar fresco.
Beba jugo claro o una bebida deportiva.
No regrese a una actividad agotadora hasta unas horas después que los calambres se le pasen porque más actividad podría provocar agotamiento por calor o insolación.
Busque cuidado médico para los calambres por calor si no se le pasan después de una hora.

 


Quién Corre el Riesgo

Las personas que corren el mayor riesgo son los ancianos, los muy jóvenes, las personas con
enfermedad mental y los que padecen de una enfermedad crónica; sin embargo, aún los individuos
sanos y jóvenes pueden morir por calor si participan en actividades físicas agotadoras durante los días muy calurosos.  Otras condiciones que pueden aumentar el riesgo de una enfermedad relacionada con el calor incluyen obesidad, fiebre, deshidratación, mala circulación, quemadura de sol, medicamentos con receta médica o por uso de alcohol.


Cómo prevenir una enfermedad relacionada con el
calor
Aquí le explicamos cómo protegerse de estas enfermedades:
Beba bastantes bebidas no gaseosas como agua o enriquecidas con electrolitos para reemplazar los fluidos aun cuando no sienta sed.
Evite las bebidas que contienen alcohol, cafeína o mucho azúcar porque aceleran la pérdida de fluido.
Permanezca en áreas con aire acondicionado como centros comerciales, bibliotecas, cines y centros
comunitarios; aún unas pocas horas pueden enfriar la temperatura de su cuerpo.
Si siente mucho calor, enfríese tomando un baño con agua fresca. El abrir una ventana o usar un ventilador podría no prevenir las enfermedades relacionadas con el calor.
No enfríe a los niños en baños de alcohol; los baños de agua fresca o con toallas mojadas trabajan mejor.
Vista ropa liviana, holgada y de color claro, como de algodón, para que el sudor pueda evaporarse.
NUNCA deje a nadie en un automóvil cerrado y estacionado en un día de calor.
No abrigue a los bebés con cobijas o ropa pesada. Los bebés no toleran bien el calor porque sus glándulas del sudor no están completamente desarrolladas.













Si tiene que estar en el calor, aquí le damos algunas
recomendaciones de qué hacer:
Beba líquidos en abundancia.
Limite la actividad física a las horas de la mañana y
noche. Evite la actividad física entre las 10 a.m. y las 3 p.m. – típicamente la parte más calurosa del día.
Use un sombrero de ala ancha con ventilación o use una sombrilla porque su cabeza absorbe el calor
fácilmente.
Póngase lentes de sol y aplíquese protector solar de SPF 15 o un número más alto.
Descanse con frecuencia y en lugares a la sombra. trabajo de enfriar a la persona hasta que su temperatura baje a 101 ó 102°F.
Si tiene vómito, asegúrese que la vía respiratoria permanezca abierta poniendo a la víctima de lado.
No le dé líquidos para tomar. Consiga asistencia médica lo antes posible.



Efectos Nocivos al Ser Humano
El organismo mantiene su homeóstasis térmica en un ambiente frío mediante ciertos mecanismos que limitan las pérdidas de calor y aumentan la producción del mismo. El primer mecanismo está relacionado con la vasoconstricción periférica, en especial de las extremidades, lo que resulta en una caída brusca de la temperatura cutánea. De esta manera se disminuye la pérdida de calor corporal hacia el ambiente. El mayor trabajo de este mecanismo de conservación de calor es el enfriamiento de las extremidades, de modo que si la actividad se restringe, los dedos y artejos pueden llegar muy rápidamente a temperaturas cercanas a la congelación. Antes de que esto se produzca, las manos y los dedos se hacen insensibles cuando su temperatura desciende por debajo de 15 0C, y aumenta la probabilidad de disfunciones y accidentes.
En general, la sobrecarga por frío es proporcional al gradiente térmico entre la piel y el ambiente, ya que este gradiente determina la velocidad de pérdida de calor del cuerpo por
radiación y convección. La pérdida de calor a través del mecanismo de evaporación de la perspiración no es significativo por temperaturas ambientales inferiores a los 15-20 0C. Cuando la vasoconstricción deja de ser adecuada para mantener el balance calórico del organismo, el aumento del tono muscular y los estremecimientos se constituyen en importantes mecanismos para elevar la temperatura del cuerpo, al aumentar la producción de calor metabólico en una cantidad muchas veces superior a la del estado de reposo. Además de los estremecimientos, la actividad física general aumenta el calor metabólico. Con vestimenta aislante apropiada para minimizar las pérdidas de calor, incluso a través de un gradiente térmico importante, puede mantenerse un microclima satisfactorio en el que sólo están expuestas al frío limitadas superficies del cuerpo (cara, dedos de las manos y pies) propensas al enfriamiento excesivo o a necrosis por frío. Sin embargo, en caso de que las ropas se humedezcan, ya sea por contacto con el agua o debido a la sudoración durante el trabajo físico intenso, sus propiedades de aislamiento del frío se verán muy disminuidas.

La necrosis por frío se presenta cuando hay verdadera congelación de los tejidos con la consiguiente alteración de la
estructura celular. En teoría la temperatura de congelación de la piel es -1 0C; sin embargo, con velocidades del viento crecientes, la pérdida de calor es mayor y la lesión por frío ocurrirá más rápidamente. Una vez que se produce la congelación, avanza rápidamente. Por ejemplo, si la velocidad del viento alcanza 12,5 km por hora, los tejidos expuestos se congelarán en aproximadamente un minuto a -10 0C. Más aún, si la piel entra en contacto directo con objetos cuya temperatura superficial el inferior al punto de congelación, la necrosis por frío puede desarrollarse aun con temperaturas ambientales cálidas. La primera señal de la lesión por frío es a menudo una sensación aguda de punzada, sin embargo, el frío mismo causa adormecimiento y anestesia de los tejidos, lo que puede permitir que se produzca congelación grave sin signos de malestar agudo que sirvan de alarma. La necrosis por frío puede producir desde una lesión superficial con enrojecimiento de la piel, anestesia transitoria y flictenas superficiales, hasta congelación de tejidos profundos con isquemia persistente, trombosis, cianosis profunda y gangrena.
El pie de trincheras o pie de inmersión puede producirse por una exposición prolongada y continua al frío sin congelación, junto con humedad persistente o inmersión en el agua. Esta afección se debe a anoxia local tisular permanente y a frío moderado o intenso que causan lesiones en las paredes de los capilares. Hay edema, hormigueo, picazón y dolor intenso, seguidos de vesiculación, necrosis superficial de la piel y ulceración.
La hipotermia generalizada es una afección grave que resulta de la exposición prolongada al frío y de la pérdida de calor. Cuando un
individuo se fatiga durante la actividad física es más propenso a perder calor y el mecanismo de vasoconstricción se deprime a medida que se acerca el agotamiento; se produce entonces vasodilatación brusca con la resultante pérdida rápida de calor y el enfriamiento crítico subsecuente. Los sedantes y el alcohol aumentan el peligro de hipotermia.
Las anormalidades vasculares pueden ser precipitadas o agravadas por la exposición al frío, e incluyen sabañones, enfermedad de Raynaud, acrocianosis y tromboangeítis obliterante. Los trabajadores que padecen estas afecciones deben tomar precauciones especiales para evitar el enfriamiento. Algunas personas presentan reacciones de hipersensibilidad cuando se exponen al frío.
Valores Máximos Permitidos
Se han elaborado índices de
estrés por frío para estimar la importancia de los ambientes fríos en el bienestar y la eficiencia del hombre. Los índices que relacionan los efectos aislantes del vestuario con las pérdidas de calor por difusión debidas al movimiento de aire frío son probablemente los más útiles en predecir el impacto de la exposición a ambientes exteriores fríos.
Exposición Ocupacional
Las ocupaciones con riesgo de exposición incluyen: bomberos, buzos, empacadores, fabricantes de hielo, pescadores, trabajadores de bodegas frigoríficas, trabajadores de cuartos de enfriamiento, trabajadores de
gas licuado, trabajadores de hielo seco, trabajadores a la intemperie en clima frío, trabajadores de refrigeración.
Equipos de Medición
El instrumento empleado para medir la temperatura es el
termómetro, y el más utilizado es el de mercurio, formado por un capilar de vidrio de diámetro uniforme comunicado por un extremo con una ampolla llena de mercurio. El termómetro de mercurio es muy utilizado para medir temperaturas ordinarias; también se emplean otros líquidos como alcohol o éter.
Sin embargo, hay varios tipos de dispositivos que se utilizan como termómetros. El requisito fundamental es que empleen una
propiedad fácil de medir (como la longitud de una columna de mercurio) que cambie de forma marcada y predecible al variar la temperatura.
La
resistencia eléctrica de un conductor o un semiconductor varía con la temperatura. En este fenómeno se basa el termómetro de resistencia, en el que se aplica una tensión eléctrica constante al termistor, o elemento sensor.
Para medir temperaturas entre -50 y 150 ºC se utilizan diferentes termistores fabricados con óxidos de níquel, manganeso o cobalto. Para temperaturas más altas se emplean termistores fabricados con otros metales o
aleaciones; por ejemplo, el platino se puede emplear hasta los 900 ºC aproximadamente. Usando circuitos electrónicos adecuados, la lectura del galvanómetro se puede convertir directamente en una indicación digital de la temperatura.
Es posible efectuar mediciones de temperatura muy precisas empleando termopares, en los que se genera una pequeña tensión (del orden de milivoltios) al colocar a temperaturas distintas las uniones de un bucle formado por dos alambres de distintos metales.
El pirómetro óptico se emplea para medir temperaturas de objetos sólidos que superan los 700 ºC, cuando la mayoría de los restantes termómetros se fundiría. A esas temperaturas los objetos sólidos irradian suficiente energía en la zona visible para permitir la
medición óptica a partir del llamado fenómeno del color de incandescencia. El color con el que brilla un objeto caliente varía con la temperatura desde el rojo oscuro al amarillo y llega casi al blanco a unos 1.300 ºC. El pirómetro contiene un filamento similar a un foco o bombilla. El filamento está controlado por un reóstato calibrado de forma que los colores con los que brilla corresponden a temperaturas determinadas. La temperatura de un objeto incandescente se puede medir observando el objeto a través del pirómetro y ajustando el reóstato hasta que el filamento presente el mismo color que la imagen del objeto y se confunda con ésta. En ese momento, la temperatura del filamento (que se puede leer en el reóstato calibrado) es igual a la del objeto.
Otro
sistema para medir temperaturas, empleado sobre todo en termostatos, se basa en la expansión térmica diferencial de dos tiras o discos fabricados con metales distintos y unidos por los extremos o soldados entre sí.

 










 

1 comentario:

  1. El blog reúne excelente información, aunque no encuentro las referencias o fuentes de consulta. Gracias.

    ResponderEliminar